Entrevista con Salvador Guerrero: Perspectiva de un Periodista en el Desarrollo del Caso La Luz del Mundo en los Últimos Meses

 

A continuación se reproduce, por considerarse relevante para este trabajo, una entrevista realizada a Salvador Guerrero Chiprés, Premio Nacional de Periodismo, para el programa Detrás de la noticia, de Ricardo Rocha. La misma fue televisada el 17 de agosto de 1997 como parte de un extenso reportaje especial sobre La Luz del Mundo, con duración de casi dos horas, sin cortes comerciales. La temática de la entrevista con Salvador Guerrero gira alrededor de su percepción, como periodista y comunicador, acerca del desarrollo del caso de La Luz del Mundo. Sus respuestas están basadas tanto en sus experiencias de trato personal con la organización así como en investigaciones personales, que culminaron en la publicación de un reportaje de dos partes en el diario La Jornada y varias notas informativas subsecuentes. 

La entrevista corrió a cargo de Luis Figueroa, productor del programa Detrás de la noticia.

Entrevistador: Salvador Guerrero, ¿en qué consistieron los reportajes que usted publicó en el periódico La Jornada con relación a la Iglesia La Luz del Mundo?

Guerrero Chiprés: Bien, esencialmente se trató de la síntesis de lo más sustantivo de una conversación que sostuvimos dos o tres reporteros con ex miembros de esta asociación religiosa que se llama La Luz del Mundo: tres mujeres y un hombre. Las tres mujeres, por razones obvias, solicitaron, al menos a mí y a los otros dos reporteros con los que yo estuve, que no se manejaran sus nombres, pero que ellas estaban dispuestas a declarar, ratificar sus opiniones frente al Ministerio Público o a cualquier autoridad competente. En el caso del varón se trató de alguien que es significativamente importante, porque él era el secretario general de la Federación Nacional de Colonos en Provincia, que es el brazo político de esta asociación religiosa.

Esta organización política ha tratado siempre de estar cerca del PRI, y lo ha estado, y le ha llevado votos, e incluso, ha llevado a un personaje miembro de esta asociación a la Cámara de Diputados, quien ha recibido algunas críticas que bien conocen ustedes y conocen otros medios. En esas declaraciones que se presentaron ante los medios, lo que ellas denunciaron eran abusos que se han practicado durante muchos años por quien se atribuye el liderazgo de esta asociación religiosa, que es el pastor Samuel Joaquín. Las denuncias fueron muy claras, fueron detalladas, se presentaron también casi simultáneamente por ustedes; también en El Universal. Se les dio seguimiento porque tienen varias vertientes y hasta donde yo tengo entendido, hasta ahora, en ninguno de los desplegados que ha sacado esta asociación religiosa para tratar de desmentir a los reporteros y a los medios de información que han canalizado estas denuncias, en ningún caso hasta ahora, repito, se han presentado respuestas específicas a las demandas específicas.

A veces se trata de desautorizar una denuncia porque es muy general. En esta ocasión se trata de desautorizar esta denuncia porque es demasiado particular, demasiado específica, tiene un lugar en el tiempo y en el espacio y la asociación no tiene con qué responder.

Ahora, por otra parte, hay que destacar que Samuel Joaquín se niega a dar entrevistas, se niega a responder sobre estas denuncias específicas. Yo en particular recibí una sugerente carta que se publicó en La Jornada en “El correo ilustrado”, donde se trata de asociar el trabajo periodístico que yo realicé, como lo realizaron ustedes y otro medios, con una agrupación que se dedica al análisis y la investigación de las desviaciones que se presentan en las asociaciones religiosas en México. Independientemente de que existan, por razones obvias, el que la denuncia sea objeto de análisis de los periodistas o de los institutos de investigación, independientemente de que haya esa coincidencia, eso no quiere decir que necesariamente hay una coincidencia conspirativa entre los reporteros, los medios y quienes han denunciado. Entonces, evidentemente de lo que se trata aquí es de tratar de camuflar, de eludir, la acusación concreta y de responder a ella.

Entonces, en principio, Samuel Joaquín no da entrevistas, yo solicité públicamente una entrevista y no se me concedió desafortunadamente. Yo reitero aquí la invitación a que se me conceda esa entrevista, porque a fin de cuentas un abogado no puede responder por un entrevistado potencial. Si así fuera, pues el arzobispo enviaría a su abogado a sus conferencias de prensa, Marcial Maciel Degollado, el superior general de los Legionarios de Cristo, haría lo mismo y cualesquiera otros religiosos que por su ubicación en la opinión pública deberían de responder directamente a los señalamientos que la opinión pública les hace.

Ahora, yo creo que no hay nada más peligroso que cualquier organización rodeada y protegida en la secrecía y en la impunidad. La opinión pública actual, en este 1997 está exigiendo que todos los organismos que representen algo ante la opinión pública, sean capaces de transparentar su actividad. Si no son capaces de hacerlo, es normal que se generen sospechas en torno a ellos. Pero las sospechas son secundarias frente a las denuncias específicas que se han presentado en este caso concreto ante la asociación religiosa que se llama La Luz del Mundo, que precisamente acaba de tener su celebración principal que es la Santa Cena y donde lo que nosotros podemos ver, según lo hemos visto a través de unos testimonios videograbados, lo que presenciamos, es la completa entrega de la feligresía y sus seguidores a lo que indique el pastor y líder de la asociación.

Entrevistador: Ahora, y retomando un poco las palabras de usted, señor Guerrero, esto quiere decir, según esta gente de La Luz del Mundo, el hecho de que varios medios se hayan abocado a investigar, ellos sienten que es una campaña en su contra, que están conspirando en su contra. Esto ha coincidido y es parte del reflejo que viene en sus desplegados, ¿no?

Guerrero Chiprés: Yo creo que la única campaña que está presenciándose aquí es una campaña del liderazgo de La Luz del Mundo contra su propia feligresía y sus propios valores. Ellos constantemente, los voceros de la Luz del Mundo, hablan de que quienes les denuncian y quienes les critican son partidarios de una intolerancia que los afectaría a ellos. Los reporteros, en nuestro trabajo, normalmente lo que decimos es “aquí hay una denuncia concreta”, y se necesita una respuesta concreta ante esa denuncia, si esa respuesta no se presenta en el proceso de elaboración de una nota informativa, ya no es responsabilidad de los reporteros.

Y digo yo que es una campaña de ellos contra los valores de su propia Iglesia, porque una cosa es el discurso público y la actividad privada frente a esos valores que este pastor vive cotidianamente según las denuncias presentadas. Entonces el problema no es contra la feligresía de una asociación religiosa, sino contra la incongruencia que hay entre el discurso y la práctica cotidiana de un líder específico de una asociación religiosa específica.  Yo no veo ninguna otra campaña más que esa y habría entonces que asociar esa campaña, pues el conjunto de personas que están tratando de denunciar.  Algunos que sí, con todo el valor lo han hecho,  y algunos más que prefieren no hacerlo porque se mantienen dentro del grupo de incondicionales, que fue constituido por este líder desde 1964, si no me equivoco, a modo de protegerse de las críticas que en la propia directiva de la Iglesia se presentaban cuando él heredó el liderazgo de su padre, de esta Iglesia.

Entonces, yo no veo ninguna campaña, lo único que veo es una opinión pública dispuesta a recibir trabajos serios y de investigación que se han presentado y veo también la renuencia completa de una asociación religiosa, que no permite que su propio líder, como cualquier otro líder de cualquier otro sector en el mundo y en México, esté dispuesto a dar entrevistas cuando se trata de algo tan grave, tan específico y que tendría tanta repercusión, si se conociera entre sus seguidores. Porque da la casualidad que sus seguidores no pueden ver las denuncias que se hacen contra su líder. Entonces, ellos están increíblemente aislados, en 1997, de los medios de comunicación y mucho más de aquellos que han canalizado denuncias específicas contra su líder. Entonces, hay una especie de vida en la Edad Media en algunos sectores, pues, de La Hermosa Provincia, que es la sede principal donde se encuentra este templo multimillonario que fue construido, sí con dinero, pero también con un esfuerzo enorme de mucha gente que cree con toda legitimidad en los principios y valores de esa Iglesia, pero que si conociera las denuncias, la calidad de los denunciantes y los aspectos específicos, yo creo que empezaría a dudar seriamente de la congruencia que este líder se atribuye y que este líder trata de propagandizar a toda costa.

Fin de la entrevista.