Entrevista con Amparo Aguilar

 

La Revista Académica para el Estudio de las Religiones ha incluido esta sección de entrevistas con el fin de acercar a nuestros lectores con los protagonistas. Particularmente con aquellos que resultan relevantes en el contexto sociocultural contemporáneo.

En la temática que nos ocupa en este libro, reconocemos que en el caso de La Luz del Mundo, y más allá de los estudios y análisis que se han presentado, existen dos protagonistas centrales e indispensables: El jerarca Samuel Joaquín y el núcleo de ex miembros que lo han denunciado públicamente y que asimismo han colaborado con distintos académicos aportando  información valiosa.

Por este motivo, hemos seleccionado tres importantes entrevistas con ex integrantes de La Luz del Mundo. No hemos contado con la misma disponibilidad de parte del líder de dicha agrupación para proporcionarnos directamente su versión, o una respuesta específica a los señalamientos que se le han hecho.  Nuestro Comité Editorial ha solicitado, infructuosamente, a través de su secretario ejecutivo de diversas maneras, una entrevista con Samuel Joaquín. Sin embargo, en aras de la equidad y por ser éste el único documento público en donde ha expresado su postura al respecto frente a la sociedad, hemos incluido una reproducción estenográfica del desplegado firmado por Samuel Joaquín, publicado el 29 de octubre del año en curso. Consideramos que su contenido será de interés para nuestros lectores. Así lo indica la trascendencia que representó al menos para la directiva de La Luz del Mundo que habría invertido cerca de un millón de pesos en su publicación simultánea, no sólo en los principales diarios de la capital de nuestro país, sino en las ciudades de mayor influencia de la República e incluso en el extranjero.

El valor de las entrevistas directas no puede soslayarse, ya sea tratándose de una investigación académica, de corroborar versiones periodísticas o simplemente de formarse un criterio objetivo en temas tan controvertidos como los religiosos. Los textos amplios y contextualizados, las preguntas específicas basadas en una metodología seria, son punto de referencia importante en un caso como el de La Luz del Mundo en el que han abundado las opiniones, las versiones periodísticas presentadas con distintos encabezados y los montajes de imágenes de los programas televisivos. El investigador, lo mismo que el ciudadano con sentido común, sabe que no hay nada mejor que ir a las fuentes originales para conocer a fondo un tema.

Las siguientes entrevistas fueron seleccionadas de entre más de treinta horas de conversaciones con ex integrantes de La Luz del Mundo. Las consideramos fuentes primarias creíbles y relevantes para la investigación. Su contenido es sumamente concreto y fue cuidadosamente verificado con metodología de investigación, cubriendo requisitos satisfactorios para disciplinas como la antropología social y las ciencias médicas y de la comunicación. Fueron realizadas entre el 17 y 21 de mayo de 1997, en el Distrito Federal y Guadalajara.

Los nombres de los entrevistados se han proporcionado con el permiso expreso de éstos. Asimismo, hacemos del conocimiento público que tanto ellos como sus representantes legales responsabilizan directamente a la cúpula jerárquica de la Iglesia a la que pertenecían, por cualquier represalia contra ellos y/o sus familias, por haber revelado esta información, en aras del bien de la sociedad y de aumentar el acervo científico sobre el tema.

El contenido de estas entrevistas junto con otras informaciones, compiladas en los últimos meses, han permitido que los científicos sociales pasen de lo que el doctor Fernando González llamara investigaciones cuidadosamente vigiladas (como es el caso del valioso, pero limitado libro de Renée de la Torre), a comenzar a ver lo que Masferrer llama los destellos de la luz. En otras palabras, nos han permitido acercarnos a versiones más apegadas a la realidad, en contraste con la imagen institucional oficial que intentan presentar agrupaciones religiosas como la analizada en este libro, por medio del control o de la distorsión de aquella información que no favorece dichos fines.

Lo que a continuación se reproduce son las partes sustanciales de tres entrevistas que forman parte de un extenso trabajo de investigación de campo.

 

Investigador Señora, ¿nos podría decir cuál es su nombre?
   
Entrevistada Amparo Aguilar.
   
Investigador ¿Edad?
   
Amparo Treinta años.
   
Investigador ¿A qué se dedica?
   
Amparo Al hogar.
   
Investigador ¿Es usted casada?
   
Amparo No, no soy casada.
   
Investigador ¿Con quién vive usted?
   
Amparo Con mis hijos.
   
Investigador ¿Es divorciada?
   
Amparo No, nunca me casé. Soy madre soltera.
   
Investigador ¿Cuál es su religión?
   
Amparo Católica.
   
Investigador ¿Durante cuánto tiempo perteneció usted a la Iglesia La Luz del Mundo?
   
Amparo Desde los cinco años, hasta los catorce.
   
Investigador ¿Fue usted criada dentro de La Luz del Mundo?
   
Amparo Sí.
   
Investigador ¿Cuál fue su experiencia en esta agrupación, y por qué decidió usted dejar la Iglesia La Luz del Mundo y ahora estar en otra religión?
   
Amparo Mi experiencia fue a los trece años. Este señor, Samuel Joaquín, abusó de mí.
   
Investigador ¿Qué cargo tenía el señor Samuel Joaquín en esta Iglesia en ese entonces?
   
Amparo Le dicen el Siervo de Dios, le dicen eso a él.
   
Investigador ¿Se podría decir que es el máximo dirigente?
   
Amparo Sí, es el máximo dirigente. Actualmente también. El abusó sexualmente de mí. Cuando sucedió esto…era una niña, sentí dolor, no quería y Magda Padilla, ella me detuvo a mí, me agarró las piernas, fue un forcejeo y fue fuerte.
   
Investigador ¿Quién era Magda Padilla?
   
Amparo Magda Padilla era una mujer que le ayudaba a él.
   
Investigador ¿Qué edad tenía esa persona?
   
Amparo No sé su edad. Pero era una mujer, que cuando yo tenía trece años ella debió haber tenido unos 25 o 26 años.
   
Investigador Entonces, el tipo de abuso sexual que usted sufrió, ¿fue una violación forzada?
   
Amparo Sí, y ella le ayudó.
   
Investigador ¿En donde sucedió esto?
   
Amparo En su recámara, en su casa.
   
Investigador ¿En la casa de quién?
   
Amparo En la casa de Samuel Joaquín.
   
Investigador ¿La misma que está ubicada en La Hermosa Provincia?
   
Amparo En La Hermosa Provincia.
   
Investigador ¿En la calle Jericó, Guadalajara, Jalisco?
   
Amparo Sí.
   
Investigador ¿Qué estaba haciendo usted ahí o por qué razón estaba usted en el domicilio del señor Samuel Joaquín? 
   
Amparo Porque, Ana Medina era la encargada de las niñas, yo era una niña. Ella se encargaba de prepararnos para esto, porque ella me dijo a mí que qué tenía yo de valor que darle al siervo de Dios.
Y yo le dije: “Nada. Tengo un escritorio que es lo más valioso que tengo. Me lo regaló mi papá”.
Y me dijo: “No, tienes algo mejor. Tienes tu pureza, tu virginidad. Y eso se lo puedes regalar a él”.
Y no le contesté nada. Así quedó.
Platicamos, me fui a mi casa. Empezaron a invitarme a la casa esa, la casa que le dicen la Casa Grande, empezaron a invitarme a enseñarme a bañarlo, a este señor.
   
Investigador ¿Había otras jóvenes?
   
Amparo Sí.
   
Investigador ¿Como cuántas?
   
Amparo Como unas cinco o seis mujeres. Entre ellas estaba Medina, Magda Padilla, Nena, no recuerdo su apellido, pero Nena, una muchacha que se llamaba Nichi, que le decían Nichi, Eunice, este, de las personas que yo me di cuenta.
   
Investigador ¿Cuántas veces fue usted violada por Samuel Joaquín?
   
Amparo Una sola vez. Después de eso no volví a ir. Jamás volví a ir. Empecé a tener  muchos problemas en mi casa con mis padres. Me salí de mi casa. Por lo mismo. Porque mi mamá me obligaba que fuera a la iglesia. Yo no quería ir a la iglesia.
   
Investigador Un detalle. Durante su violación, además de haber sido forzada, ¿existió penetración?
   
Amparo Sí.
   
Investigador ¿Hubo violencia de otro tipo además de la penetración?
   
Amparo Solamente el forcejeo, porque yo no quería y pues... fue a la fuerza (llanto).
   
Investigador ¿Usted decidió no ir ya a esa iglesia?
   
Amparo Si, decidí no ir. Empecé a tener muchos problemas con mis padres. Nada mas por no ir a la iglesia, porque ellos me decían que fuera a la iglesia, yo no quería ir, estaba teniendo problemas.
Yo era una niña, no sabía qué hacer. Me esperé hasta los catorce años. Los cumplí. Me presentaron a la Iglesia, que es a la edad que las presentan a las niñas, y a los catorce años empecé a decirles a mis papás que ya no quería ir ahí, que no quería ir a esa iglesia ya.
Y mis papás siempre vivieron en casa de este señor. Este señor les rentaba casa a mis papás.
   
Investigador ¿Samuel Joaquín les rentaba casa a sus papás?
   
Amparo Samuel Joaquín les rentaba casa a mis papás. Siempre vivíamos en casas de él.
   
Investigador ¿Eran propiedad de él?
   
Amparo De él. La última casa, cuando ya no iba yo para allá, a la casa de Samuel Joaquín. Después nos mandó a una casa que estaba retirada, les pidió esa casa porque la iban a tumbar para hacer otras casas y nos mandó a otra casa muy retirada de La Hermosa Provincia. Y yo huí y me fui porque yo empecé a ver que mis papás tenían muchos problemas y que eran por mi culpa, me salí de la casa, me fui, no tenía ni quince años cuando me fui de la casa a raíz de la violación de este señor.
   
Investigador ¿Y desde entonces usted ha vivido aparte de su familia?
   
Amparo Como al año de andar viviendo, me fui a vivir a un despacho de un licenciado que era también de la Provincia, que me permitió vivir allí.  Después el me preguntó que por qué me iba de la casa. A los días le confesé porque me había ido de la casa. Fue y habló con mis papás y mis papás no lo podían creer. Él les dijo lo que estaba sucediendo, lo que había pasado y mis papás desde entonces se separaron, mi padre actualmente vive en esa religión y mi madre no.
   
Investigador ¿Su madre le creyó a usted?
   
Amparo Sí, me creyó.
   
Investigador ¿Qué efectos psicológicos, emocionales, trajeron los traumas que usted seguramente adquirió después de esa violación por parte de un líder religioso como Samuel Joaquín?
   
Amparo Pues en primera perdí mi familia... ver cómo se destruye mi familia, mi padre, mi madre. Ver cómo se separan y llevar el cargo de conciencia siempre que por tu culpa, por tu culpa. Vivir con eso es muy pesado.
   
Investigador ¿Usted se siente culpable de que fue violada?
   
Amparo No. Me siento culpable de que mis padres se hayan separado por haberles dicho.
   
Investigador ¿Por serles revelada esa situación, por la gran estima que le tenían a ese ministro religioso?
   
Amparo Exactamente.
   
Investigador ¿Alguna otra consecuencia emocional que haya usted sufrido por haber sido violada?
   
Amparo Mi vida después fue un desastre.
   
Investigador ¿En qué sentido?
   
Amparo En muchos, fueron muchas consecuencias, eso me lo quisiera reservar. Pero sí, el hecho de decirles todo esto es con la finalidad de que no le hagan más daño a más niñas y mujeres.
   
Investigador ¿Usted era entonces menor de edad?
   
Amparo Sí, tenía trece años.
   
Investigador Otra de las mujeres que me comentaba que también estaban allí, ¿usted tuvo conocimiento que también fuesen abusadas o violadas?
   
Amparo Pues ver exactamente que las estuvieran violando, no. Saber que sí tenían acto sexual con él, sí. Porque llegué a platicar con una de ellas.
   
Investigador ¿Recuerda usted el nombre?
   
Amparo Sí, Belén.
   
Investigador ¿El apellido lo recuerda?
   
Amparo No sé exactamente bien, sé que es familiar de una amiga mía que se llama Laura Olivares.
   
Investigador La edad de Belén, ¿cuál era?
   
Amparo Era menor que yo, tenía como unos doce años.
   
Investigador ¿Y las otras niñas que estaban allí eran de una edad similar también?
   
Amparo No, eran más grandes.
   
Investigador Más grandes, ¿entre qué edad y qué edad?
   
Amparo No recuerdo las edades porque no tenía mucho contacto con ellas.
   
Investigador ¿Usted está enterada de que otros líderes tuvieran conocimiento dentro de La Luz del Mundo, de esta agrupación, de lo que sucedía o por qué esto se encubría?
   
Amparo No sé si hayan tenido conocimiento. La verdad es que yo era muy niña, y muy niña me retiré de allí. ¿Y por qué lo encubren a él?, no sé cuáles sean sus beneficios o lo que tengan allí, no lo sé.
   
Investigador ¿Usted pensó alguna vez en denunciar esto ante las autoridades?
   
Amparo Sí, sí pensé en denunciarlo. De hecho, mi madre habló en ese tiempo a 60 minutos, buscando ayuda para que fuera denunciado.
   
Investigador Su padre y su madre decidieron hacer algo al respecto. ¿Entonces por qué su padre decidió quedarse allí?
   
Amparo La verdad no sé. Pero él sigue actualmente allí todavía.
   
Investigador Una pregunta más, ¿ha sido usted amenazada para no revelar esto de alguna forma velada o abierta?
   
Amparo No.
   
Investigador Gracias por cooperar y esperemos que esto sirva para que otras personas no sufran un abuso similar.


Fin de la entrevista.